Birigay | Los Desposorios de La Virgen de Pedroso

WPML not installed and activated.


INTERVENCIONES

Los Desposorios de La Virgen de Pedroso


Categoría

Pintura

Tipología

Grandes lienzos

Localización

Ermita de la Virgen del Patrocinio
Pedroso, La Rioja

Época

S. XVII

Estilo

Barroco

Autoría

Anónimo

Medidas

164 x 225,5 cm

Promotor / Cliente / Patrocinador

Ayuntamiento de Pedroso / Gobierno de La Rioja

Año de restauración

2008

Este lienzo presentaba un pésimo estado de conservación: fue necesario realizar un reentelado total de soporte. Importante fue también la fijación de los estratos de policromía ya que poseía un peligroso cuarteado y la adherencia de la pintura no era óptima.

La obra representa la escena de los desposorios de la Virgen: Según la tradición judía una promesa de matrimonio entre los judíos de los tiempos bíblicos podía ser un acuerdo sin compromiso formal  pero el contrato de esponsales era considerado como final.

Entre los antiguos hebreos los desposorios constituían un pacto hablado. Ezequiel representa a Dios como casándose con Jerusalén, y las siguientes palabras son las que usa: “Y diste juramento, y entré en concierto contigo, dice el Señor Jehová, y fuiste mía” (Ezequiel 16.8). Después del exilio de Israel, los desposorios incluían un documento escrito y firmado de matrimonio.

La ceremonia de desposorios
Los desposorios se celebraban de la siguiente manera: Las familias del novio y de la novia se reunían con algunas otras que servían de testigos. El joven daba ya a la novia un anillo de oro o algún otro artículo de valor, o simplemente un documento en el que le prometía casarse con ella. Entonces ella decía: “Veis por este anillo –o esta señal– que tú estás reservado para mí, de acuerdo con la ley de Moisés y de Israel”. Los desposorios no eran lo mismo que el matrimonio. Por lo menos pasaba un año entre uno y otro. Estos dos eventos no deben confundirse. La ley dice: “¿Y quién se ha desposado con mujer y no la ha tomado?” (Deuteronomio 20.7). Estos dos eventos se diferencian: entre desposar a una esposa y tomarla en matrimonio efectivo. Era durante este período de un año, entre el desposorio y el matrimonio, que María se halló haber concebido un hijo por el Espíritu Santo.