Birigay | Cristo de las Horas

WPML not installed and activated.


INTERVENCIONES

Cristo de las Horas


Categoría

Pintura

Tipología

Grandes lienzos

Localización

Colegiata de San Miguel de Alfaro
Alfaro, La Rioja

Época

S. XVII

Estilo

Barroco

Autoría

Anónimo

Medidas

288 x 214 cm.

Promotor / Cliente / Patrocinador

Fundación Caja Rioja

Año de restauración

2004

La restauración de este lienzo tuvo lugar a lo largo del año 2004.

El lienzo fue trasladado desde la Colegiata de Alfaro hasta el Estudio de Restauración en Logroño por personal del propio estudio.

La primera operación que se realizó en el lienzo fue documentar la obra, realizar un reportaje fotográfico suficiente antes de cualquier intervención por nuestra parte y analizar el estado de conservación que traía. Para ello se realizó una minuciosa observación de ambas caras los lienzos con luz U.V. e infrarroja. Además mediante la ayuda de lupas y microscopio, se pudo verificar que el cuarteado que presentaba la superficie pictórica no era peligroso para la conservación futura de la obra.

A continuación se procedió a preparar el lienzo para los procesos que se realizarían separando el marco, con sumo cuidado y desclavando el lienzo del bastidor. Con la tela suelta se comenzó el trabajo por la cara posterior eliminando el polvo acumulado en la trama mediante la aspiración a baja potencia del mismo.

Para la limpieza y eliminación de barnices antiguos, se realizaron pruebas en distintas zonas con diferentes disolventes y mezclas hasta conseguir la más conveniente para cada uno de los colores.

Una vez realizada una primera limpieza, realizamos una segunda que denominamos “mecánica” a base de bisturí, retirando de la superficie cualquier resto orgánico (excrementos de insectos) y barnices más duros.

Seguidamente se colocaron los parches por la cara posterior en las roturas y lagunas de soporte y nuevos bordes.

Las huellas producidas por el bastidor en la cara anterior  fueron rebajas hasta donde fue posible mediante presión a baja temperatura con espátula caliente.

El  cuadro fue tensado nuevamente en un bastidor con sistema de cuñas revisándose en todo momento la correcta  tensión del lienzo. Algunas zonas que habían sufrido deformación ovoidal fueron tratadas con infrarrojos para conseguir que éstas volvieran de nuevo a su sitio.

A continuación fue aplicada una mano de barniz, se estucaron las lagunas de los estratos pictóricos y se volvieron a barnizar de modo previo a la reintegración cromática. Esta fue realizada mediante Maimeri con técnica ilusionista.

Para finalizar el cuadro fue barnizado con barniz de spray en una fina capa con el único fin de proteger las reintegraciones cromáticas,  tensado de nuevo presionando con las cuñas y colocado en su marco.

En el marco se realizaron los trabajos de resturación siguientes: Desinsección, consolidación de soporte, fijación de estratos polícromos y de dorado, limpieza, reintegración de soporte mediante tallado en madera de pino de los adornos faltantes, dorado con oro fino, reintegración cromática de lagunas de policromía y protección final.

Una vez concluidos todos estos procesos fue transportado de nuevo a su lugar de origen.